Mantén los frenos de tu carro en óptimo estado


Cuando conduces tu auto, la manera como te comportas detrás del volante determina en gran medida tu seguridad, es decir, si respetas las señales de tránsito, no excedes la velocidad y manejas en una actitud preventiva, cuidarás de ti y tus seres queridos.

Sin embargo, el estado en el que se encuentre tu vehículo también es fundamental para evitar accidentes. ¿Sabes, por ejemplo, cómo están los frenos de tu carro? Seguramente, que estos no funcionen o que no logres detener el auto a tiempo son pesadillas que no quieres que se hagan realidad.


Para que estés preparado y te movilices tranquilo, estas claves te ayudarán a mantener los frenos de tu vehículo en excelente estado.​


Fuente: Sura

  1. Revisa el estado de los frenos de tu carro. Llévalo periódicamente a un centro de servicios para que un experto los chequee. No dejes pasar más de 20 mil kilómetros sin que a tu vehículo se le haya hecho una buena inspección.

  2. Evalúa tu forma de frenar y, en general, de conducir: si frenas de manera fuerte e intempestiva con frecuencia, manejas con sobrecupo o te movilizas por zonas montañosas muy seguido, el desgaste de los frenos de tu vehículo será mayor, lo que quiere decir que debes examinarlos con mayor frecuencia.

  3. Aprende a leer las señales que te envía tu carro. Si sientes una vibración extraña al momento de frenar, es probable que algún componente del sistema de frenos esté dañado o requiera mantenimiento, o que las llantas tengan algún desequilibrio.

  4. Un ruido estridente puede significar un daño en el sistema de frenos o que las pastillas o zapatas (según el sistema de frenos) están desgastadas. Un sonido no habitual al frenar solo se justifica si estas son nuevas.

  5. Si los frenos no están en buen estado, la distancia de frenado aumenta. Esto significa que tu carro se tardará más tiempo en frenar o recorrerá una mayor distancia antes de detenerse, por lo que puedes chocarte o lastimar a alguien. Asegúrate de que un técnico calificado revise el líquido de frenos, los filtros y el sistema de frenado completo.

  6. Cuida el estado de las llantas. Si están muy desgastadas, sobre todo en la banda de rodamiento —zona de la llanta que tiene contacto con el suelo—, corres el riesgo igualmente de que tu carro no se detenga a tiempo.

  7. Si el freno está muy duro, las pastillas o los discos de freno pueden estar dañados. Por el contrario, si el freno se hunde más de lo habitual, las pastillas pueden estar excesivamente desgastadas, el líquido de frenos sucio o deteriorado, o haber una fuga en el sistema. No esperes para llevar tu vehículo a revisión.

  8. Al momento de cambiar las pastillas o bandas de frenos de tu vehículo, ten en cuenta que hay diferentes calidades en el mercado. Asegúrate que estas cumplan con las normas de diseño y seguridad recomendadas por el fabricante.


#SeguridadVial #Vehículos #Autos #Tips

Nuevo Artículo
Artículos recientes
Archivo
Buscar por Tags
No hay tags aún.