¿Por qué odiamos los lunes?

No importa la época del año, el lunes es el día que peor fama tiene. Desde la noche del domingo, cuando se configura la hora del despertador, ya se siente tristeza, ansiedad y baja motivación por madrugar al otro día, pero ¿por qué sucede esto?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Flinders, en Australia, quiso encontrar la respuesta midiendo por qué cuesta tanto enfrentarse a los lunes, así que reunieron a 16 personas durante un fin de semana, les pidieron que se acostaran un poco más tarde que de costumbre pero que durmieran dos horas más.


Analizaron la saliva y les realizaron pruebas hormonales, allí encontraron que los relojes temporales de los participantes se retrasaron 45 minutos. “Puede que no sea significante, pero quiere decir que al otro día tendrás mucho más sueño”, le dijo Leon Lack, uno de los expertos, al diario The Age.


La investigación se completó con encuestas que revelaron niveles más altos de cansancio y fatiga. Esto se debe a la alteración en el ritmo cardíaco que disminuye la sensación de alerta. A mitad de semana los niveles vuelven a la normalidad.

Pero también estamos predispuestos, sin una aparente razón objetiva, a recibir con negatividad el lunes. La firma internacional de encuestas, Gallup, le preguntó a mil estadounidenses cuál es la percepción que sienten de cada día de la semana, y aunque no se determinaron grandes diferencias en la calidad del trabajo ni el estrés entre ningún día, el lunes gozó de menos popularidad por su relación directa con el fin de semana, pues venimos de descansar.


Otros estudios indican que la mala fama que tienen los lunes se relacionan con los trabajos, pues, quienes laboran en un sitio que los hace infelices, tienden a “sufrir” más este día de la semana, ya que realizan actividades que no los apasionan y les hace recordar que quisieran estar haciendo otra cosa.


“Al final, somos víctimas de nosotros mismos y nuestros pensamientos. El lunes vendrá nuevamente cada siete días, nos guste o no. La elección se convierte en cambiar la percepción de la representación de los lunes y cambiar los patrones de comportamiento que hemos desarrollado en respuesta a esta percepción”, escribió Harrold.


FUENTE: revistadiners.com.co

#ACTUALIDAD #CEREBRO #CIENCIA

Nuevo Artículo
Artículos recientes
Archivo
Buscar por Tags
No hay tags aún.