Riesgos de conducir con poca gasolina en el depósito

El tanque o depósito de combustible es una de las partes del vehículo que menos atención suele tener, a pesar de su importancia. Y es que si normalmente no está lleno lo suficiente, puede producirnos más de un dolor de cabeza.

A todos los conductores, alguna vez, se les ha encendido esa fastidiosa luz que avisa del bajo nivel de gasolina que tiene el vehículo; y, muchas veces, no se le ha dado mayor importancia. Pero, realmente, no acudir a nuestra gasolinera de confianza a tiempo puede suponer un problema irreversible en el funcionamiento de nuestro coche.


Esto ocurre porque el procedimiento a través del cual sale el combustible del tanque, depende de una bomba eléctrica encargada de succionarlo y trasladarlo a los cilindros propios del motor. Así, en los momentos en los que el tanque se encuentra al límite, la bomba que succiona el combustible tiene que esforzarse más para realizar dicha extracción.


A esto también se tiene que añadir que, cuando hay poco carburante, es posible que se produzcan burbujas de aire que perjudiquen la refrigeración de la bomba, algo que hará que disminuya radicalmente su periodo de vida útil, por el esfuerzo que tiene que hacer, cuando queda poca cantidad.


Al final, esta situación provoca que se tenga que cambiar la bomba de combustible e, incluso, en algunos casos, es necesario sacar también el tanque y eje trasero. Una situación que supone un coste adicional muy elevado que debe realizar un experto, ya que no es nada sencillo.


Por todo esto, es necesario tener siempre el tanque, al menos, con 1/4 del combustible adecuado para el vehículo y repostar de forma periódica, en una estación de servicios, durante viajes largos. También es recomendable utilizar un combustible de calidad, que garantice su buen funcionamiento y aumente la vida útil de nuestro vehículo.


FUENTE: tgas.es

#Autos #ConducirSeguro

Nuevo Artículo
Artículos recientes
Archivo
Buscar por Tags
No hay tags aún.