¿Cuál es la posición correcta para conducir?

La postura que mantenemos en el asiento es la base para una conducción cómoda y segura. Una correcta colocación nos permite reaccionar mejor ante cualquier imprevisto y retrasar el cansancio, sobre todo durante los viajes más largos.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de ponernos al volante, es la distancia de nuestros pies con los pedales. No se debe estar ni demasiado cerca ni demasiado lejos de ellos, ya que esto afecta considerablemente la conducción. Para saber si nuestra postura es la más acertada, debemos pisar a fondo el embrague comprobando que la pierna izquierda quede semi flexionada, de tal forma que al pisar el freno con la pierna derecha, ambas queden igualadas. Con ello conseguiremos una buena fuerza de frenado en caso de que debamos detener el vehículo de manera urgente.


Lo segundo a tener en cuenta sería la correcta inclinación del respaldo. Es necesario que al mantener la espalda pegada al asiento, las muñecas queden colgando por el arco superior del volante. Los brazos han de estar flexionados y nunca completamente extendidos, ya que ello supone una postura incomoda que no solo nos dificultará el control del vehículo, si no que nos cansará rápidamente y nuestra espalda se verá forzada. Asimismo, las orejetas laterales del respaldo nos sujetarán mejor en caso de realizar algún giro brusco del volante.


En tercer lugar, debemos prestar especial atención al reposacabezas, un elemento que suele pasar inadvertido pero que es fundamental para evitar una posible lesión cervical en caso de accidente. Para ello, debemos asegurarnos de que tanto la parte más alta de nuestra cabeza como el reposacabezas están perfectamente alineados.

Por otra parte, es recomendable que el asiento esté lo más bajo posible, lejos del techo, ya que en caso de vuelco, podríamos sufrir graves lesiones en la cabeza. Sin embargo, más allá de pensar en una situación tan extrema, regular el asiento de manera a que éste esté lo más bajo posible nos permite mantener el centro de gravedad del mismo modo, lo que nos brinda una mayor sujeción sobre el asiento.


Por lo que se refiere a la altura del volante, es aconsejable medirlo de manera a que el arco superior se encuentre entre la barbilla y el cuello. Ello supondrá que nuestros brazos no estén demasiado levantados, cansándonos menos y obteniendo un mayor control del volante en caso de imprevisto. Cabe añadir que la posición correcta de nuestras manos es aquella que reflejaría las 2:45h. Colocar las manos de manera simétrica hace que la fuerza quede más repartida y el giro sea mucho más fluido, sobre todo a la hora de tener que esquivar un obstáculo en la carretera con una maniobra repentina.


Finalmente, no podemos obviar el cinturón de seguridad, el elemento de seguridad pasiva más importante dentro del vehículo. Una buena colocación de este dispositivo nos ayudará a estar más protegidos frente a un posible accidente. Es preferible que en la medida de lo posible conduzcamos sin ropa gruesa y que la banda central esté colocada sobre la pelvis, y no sobre el abdomen, para proporcionar una mayor sujeción del cuerpo.


FUENTE: www.seguridad-vial.net

#ConducirSeguro #SALUD

Nuevo Artículo
Artículos recientes
Archivo
Buscar por Tags
No hay tags aún.