Mal funcionamiento de los frenos: signos y causas

El sistema de frenos del coche juega un papel importante en proporcionar seguridad vial. Uno de los elementos principales de dicho sistema son los discos de freno. Éstos están constantemente expuestos a altas tensiones mecánicas y térmicas. Con el fin de diagnosticar y eliminar rápidamente las fallas en los discos de freno, un propietario de coche necesita conocer sus principales signos. La información sobre las causas del mal funcionamiento le ayudará a prevenir averías.

Aprender a detectar el mal funcionamiento del sistema de frenada de tu coche puede suponer la diferencia entre acudir al taller mecánico a tiempo o sufrir un desagradable accidente de tráfico.

Los síntomas del mal estado de los frenos pueden ser sutiles o claramente manifiestos. La clave está en conocerlos para poder prevenir cualquier problema más grave.


Pedal demasiado duro


Existen muchas causas por las que el pedal del freno presente una mayor resistencia de la habitual.

  • Las pastillas pueden haberse manchado con grasa o líquido de frenos.

  • El pistón de la pinza o el propio líquido de frenos pueden no estar rindiendo.

  • Las pastillas pueden haberse cristalizado.

  • El disco de frenos puede estar dañado.

  • El servofreno puede haberse averiado.










Pedal bajo o esponjoso


Cuando el pedal parece estar más bajo de los habitual y presenta un tacto esponjoso puede estar manifestando varios problemas. Lo más habitual suele ser la presencia de aire en el sistema hidráulico o que el líquido de frenos se haya degradado.


El líquido de frenos es una sustancia hidroscópica; es decir, tiende a absorber la humedad del medioambiente. Un líquido de frenos deteriorado tendrá un punto de ebullición menor por lo que, cuando los frenos adquieran altas temperaturas, el agua del líquido de frenos se transformará en vapor, lo que dará lugar a esa sensación esponjosa.


Por otro lado, también puede tratarse de un problema mecánico relacionado con que la pinza del freno se haya gripado, o bien el pistón de ésta o los latiguillos no funcionen correctamente.


Vibración del pedal


Durante un proceso de frenada a fondo es posible notar algún tipo de sensación en el pedal del freno, como consecuencia de la transmisión de vibraciones. Además, esto es perfectamente normal cuando el sistema ABS se activa, para evitar el bloqueo de las ruedas durante una frenada de emergencia.


En el resto de los casos, las vibraciones de los frenos pueden estar manifestando un problema de discos alabeados; es decir, deformados y presentar ondulaciones. En este caso, la frenada no es homogénea, sino que se produce a pequeños trompicones que pueden dar una sensación de vibración.


Un desgaste o soltura de los rodamientos de la rueda, así como una incorrecta alineación también pueden dar lugar a las vibraciones


Excesiva carrera del pedal


En el momento en que te percates de que necesitas pisar el pedal más a fondo de lo habitual, es muy probable que haya algún problema en los frenos. Las causas pueden relacionarse con las pastillas, el líquido de frenos o el sistema hidráulico.


En el primer caso, lo más probable es que las pastillas estén desgastadas y deban ser sustituidas.

Con respecto al líquido de frenos o el sistema hidráulico, pueden presentarse fugas en el circuito, deterioro o escasez del líquido de frenos o presencia de aire en el sistema. El procedimiento habitual será el de purgar el sistema y rellenarlo de líquido de frenos nuevo.


Poco recorrido de vuelta en el pedal


Cuando el pedal no regresa de forma fluida a la posición de reposo, es posible que las piezas encargadas del movimiento de retracción y extensión estén averiadas.


Chirrido o pitido agudo durante la frenada


La presencia de partículas de polvo metálico en las pastillas o el propio desgaste de las mismas pueden generar un molesto pitido en el momento en que entran en contacto con los discos de freno. No obstante, también puede haber otras causas que lo susciten.


Una o varias ruedas se bloquean durante una frenada normal


Por regla general, cuando alguna de las ruedas se bloquea durante la frenada –sin que todas lo hagan, como consecuencia de una frenada de emergencia-, puede estar poniéndose de manifiesto que hay una pieza mecánica que no está funcionando correctamente, porque se haya agarrotado, deformado u obstruido.


Por otro lado, los cables de freno también podrían haberse enganchado, y estar haciendo que alguna rueda permanezca parcialmente frenada.


Pérdida de la capacidad de frenada en caliente


Cuando la capacidad de frenada del vehículo se ha reducido respecto a las condiciones habituales, la calidad de las pastillas de freno puede estar en entredicho.


En este caso, las pastillas de freno o los discos han superado el umbral de temperatura óptimo y pierden capacidad de adherencia. En consecuencia, el rozamiento no genera la frenada óptima.

Se trata de un caso extremo, para el cual la única alternativa es permitir que los frenos se refrigeren.

Deberá alargarse la distancia de frenada, permitiendo que el coche decelere por el efecto del freno motor y la ausencia de aceleración. No obstante, lo más recomendable es detener el vehículo.


El coche oscila hacia un lado


Existen muchas variables que pueden dar lugar a este problema. Algunas están relacionadas con el sistema de frenos, pero otras también pueden deberse a un mal estado de la presión de los neumáticos, los amortiguadores, etc.


Recuerda que este listado no pretende presentarte todas las averías que el sistema de frenado puede sufrir, sino ayudarte a detectar aquellos síntomas que pueden ser percibidos durante la conducción.


FUENTE: https://www.leaseplango.es/


#FRENOS #ConducirSeguro #mecanica #prevención #autos

Nuevo Artículo
Artículos recientes
Archivo
Buscar por Tags
No hay tags aún.

Todos los derechos reservados ProtecSeguros 2016

Desarrollada por MAD HAT agencia creativa.

Dirección: Rumipamba E2-209 y República

Edificio Borja Paez 6to. piso. Quito, Ecuador.

 

Mail: info@protecseguros.com

 Tel: 1800-30-60-90 / 02-246-2911