¿Estás pensando en cambiar o complementar coche y moto?

Las alternativas en cuanto a transporte urbano se han multiplicado con el paso de los años, pero es cierto que aún seguimos sufriendo el alto número de vehículos que circulan por carretera. Conducir una motocicleta no resulta una tarea complicada, y es cierto que estos vehículos son mucho más eficaces en los desplazamientos diarios. A continuación, vamos a contarte algunas cosas que debes saber si ya te has lanzado al cambio, o tienes intención de hacerlo.

Es obvio que, en moto la desprotección del conductor y acompañante es mayor, por lo que los motoristas son uno de los colectivos con mayor vulnerabilidad sobre el asfalto. Aún así, conduciendo con responsabilidad y tomando siempre todas las precauciones necesarias minimizarás riesgos y podrás disfrutar de una conducción segura.


Consejos antes de conducir tu moto


Antes de poner en marcha por primera vez nuestra moto debemos familiarizarnos con todos y cada uno de los mandos. Puedes buscar una localización amplia y segura para llevar a cabo algunas pruebas antes de salir a la carretera:

  • Antes de quitar la pata de cabra, regula los espejos retrovisores para intentar reducir al máximo los puntos muertos.

  • Explora la función de cada maneta (la derecha activa el freno delantero y la izquierda el cambio de marchas).

  • Comprueba la respuesta de los frenos

  • El acelerador está en el puño derecho, prueba y acostúmbrate al tacto para gestionar de manera correcta la potencia de la moto.

  • Comprueba la ubicación del claxon.

  • En el caso de una moto de mayor cilindrada, recuerda que el pie izquierdo maneja el cambio de marchas, te recomendamos practicar con la maneta de embrague para encontrar las diferentes marchas (se engranan hacia arriba, con el punto muerto entre la primera y la segunda marcha) y el punto muerto (se engrana hacia abajo).

  • Ahora sí, prueba a desplegar y cerrar la pata de cabra. Equilibra el peso para que no se nos caiga.

  • Arranca el vehículo, y acelera suavemente antes de levantar los pies del suelo.

Consigue una equipación apropiada


Es imprescindible cumplir un mínimo de seguridad, también en cuanto a las protecciones que debemos llevar cuando circulamos en moto:

  • Casco: Es necesario cubrir la frente, que sea cómodo y que la talla del mismo sea la apropiada. Existe todo tipo de variedad en cascos, aunque por norma se recomiendan los integrales.

  • Guantes: Los guantes además de protegernos nos ayudan a tener una m

  • ejor sujeción al manillar. Comprueba que se ajusten bien a tus manos, y a ser posible que tengan protección en dedos y manos. Un plus es que además sean impermeables.

  • Chaqueta: Procura que tengan refuerzo en espalda y cuello; En cuanto al material, mejor si son de cordura, kevlar o piel. Que sea de un color llamativo ayudará a que otros te vean más fácilmente.

  • Botas: Preferiblemente debes utilizar aquellas que te protegen el tobillo e incluso la tibia, aunque esencialmente debes tener en cuenta que sean impermeables y que no tengan cordones.

Cuida tu moto


Al igual que ocurre con el resto de vehículos, debemos cuidar nuestra moto. No descuides el estado de los frenos, el nivel de líquidos y la presión de los neumáticos. Si vas a realizar un viaje largo, también se aconseja realizar una visita a tu taller de confianza previamente. Un factor de vital importancia son además las luces, que se deben mantener en perfecto estado para poder ver y ser visto.

En general, realiza de manera periódica las revisiones para una conducción más segura.


FUENTE: https://www.tgas.es/

#Motocicletas #autos #innovación #tecnología

Nuevo Artículo
Artículos recientes